LA INFORMATICA Y SU INFLUENCIA EN LOS PROCESOS DE PRODUCCION

Actualmente, las empresas industriales y de servicios operan en un contexto globalizado, de creciente competitividad y signado por la presencia de continuos cambios. Entre otros, los desafíos que cotidianamente enfrentan estas organizaciones, son:

  1. la reducción del ciclo de vida de sus productos (sean éstos bienes y/o servicios),

  2. la existencia de productos personalizados,

  3. requerimientos de mayor calidad para dichos productos,

  4. niveles de servicio al cliente cada vez más elevados,

  5. la necesidad de administrar procesos que se distribuyen entre distintas organizaciones (las cuales suelen estar localizadas en diferentes puntos geográficos) o entre diferentes estructuras organizacionales de una misma empresa.

Un análisis de la problemática antes expuesta sugiere que las Tecnologías de la Información (TI) son una herramienta imprescindible para enfrentar los desafíos planteados. Sin embargo no es trivial la incorporación de la misma, en forma productiva, en los complejos procesos de producción y de negocios que actualmente se desarrollan en las organizaciones.

El uso de ordenadores revolucionó completamente el campo de la gestión empresarial en general, y de la gestión de la producción en particular, pues una de las principales dificultades que enfrentaban las empresas era el procesamiento manual de elevados volúmenes de información con vista a la toma de decisiones en los diferentes niveles, lo que se reflejaba en el cumplimiento de los plazos de entrega, costo y calidad de la producción; precisamente esta innovación permitió el desarrollo de la gestión de la producción.

Se hace evidente que las características de la producción modernas requiere de una gestión mucho mas confiable, oportuna y económica del sistema físico, atributos estos muy difíciles de alcanzar con las técnicas y filosofías utilizadas por la gestión clásica de la producción, formada según Laburu (1993) por las seis primeras escuelas. El desarrollo de la informática ha permitido el desarrollo de nuevas tecnologías y filosofías de gestión, que han permitido a muchas empresas convertir sus sistemas productivos en ventajas competitivas y, por tanto, mejorar su posición respecto a sus competidores.

                           

Toda revolución tecnológica ha provocado, en el pasado, una profunda reorganización de la economía y de la sociedad.
En el siglo XVIII comenzó una gran revolución industrial, cuyo objetivo general era la transformación y control de la energía para aplicarla adecuadamente a la fabricación.

Hoy puede decirse que está en marcha una nueva revolución, la Revolución de la
Información. La materia de objeto de esta nueva revolución es la información, o sea,
datos, conocimientos y programas.

La Revolución de la Información tendrá consecuencias más amplias. No es la única
innovación de los últimos años, pero constituye el factor común que permite y
acelera todas las demás. Sobre todo en la medida que la informática transforma el
tratamiento, el almacenamiento y la transmisión de la información, va a modificar el
sistema de las organizaciones y de la sociedad en su conjunto.

En definitiva, asistimos al nacimiento de una nueva sociedad de la información
donde la gestión, la calidad y la velocidad de información se convierten en factor
clave de la competitividad: como insumo para el conjunto de la industria y como
servicio prestado a los consumidores finales, las tecnologías de la información y la
comunicación condicionan la economía en todas sus etapa

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s